Concurso dirigido a los estudiantes de 1º de economía de bachillerato y canalizado a través del profesorado de los institutos. En formato de pregunta tipo ¿Por qué…? deberá ser propuesta y contestada una cuestión del día a día en clave económica contextualizada dentro de alguna de las siguientes categorías: compras, ocio, salud, administración pública, finanzas personales, economía mundial, mercados, trabajo, viaje y turismo, relaciones personales y sociedad. Los trabajos seleccionados figurarán en el libro junto con el nombre del alumno, instituto y ciudad. Para cada una de las categorías citadas existirá un ganador y un segundo puesto en atención a la originalidad y calidad. El campeón y el subcampeón de cada categoría recibirán una copia firmada por el propio autor mientras que la biblioteca de sus institutos recibirán un lote de libros de Deusto, Gestión 2000, Alienta y Para Dummies, sellos pertenecientes a la editorial Planeta. Bajo alguno de estos sellos, previa supervisión por parte de Anxo Penalonga, serán publicados los trabajos de los estudiantes de economía.

Para participar en el concurso es necesario que el profesor correspondiente preinscriba al centro en el correo anxopenalonga@gmail.com indicando instituto, ciudad y número aproximado de alumnos participantes.

A modo orientativo, y aparte de los ejemplos que hay en las propias bases, otros ejemplos del estilo de preguntas/respuestas que se buscan son las que figuran en la sección de este blog: un economista en la mochila.

Bases del concurso: Participa en el nuevo libro de Anxo Penalonga

Un reciente titular de Reuters ha tenido mucha repercusión en la Web. Decía: “los afroamericanos sobreviven más tiempo en la cárcel que fuera: el estudio.” Gawker lo recogió, lo mismo hizo otros medios como The Atlántic WireYahoo , o The Grío . Busqué al autor del estudio David Rosen , un doctorado de epidemiología y un post-doctorado en la Universidad de Carolina del Norte, a ver si lo mencionado se ajustaba al caso. Rosen centra su investigación en el sistema de salud en las cárceles. Para este último estudio, ha emparejado registros de la prisión de Carolina del Norte con los registros de la muerte de Estado de 1995 a 2005, con el fin de comparar las tasas de mortalidad de los hombres presos en blanco y negro frente a sus homólogos de la población general.

Los resultados de su muestra (100.000 hombres de entre 20 a 79) fueron sorprendentes en lo mucho que difería según la raza. Mientras que la tasa de mortalidad total de los afroamericanos en la cárcel es la mitad con respecto a los afroamericanos de la población general, los presos blancos mueren alrededor de un porcentaje de 12% más rápido que sus homólogos de la población general. Esto es lo que esencialmente se deduce de un informe de la Oficina de Estadísticas de Justicia de los EE.UU. en 2007.

Rosen contestó a las siguientes preguntas sobre lo que dice su estudio sobre la salud, las prisiones y la raza.

P: ¿Le ha sorprendido la atención que ha levantado su estudio?

R: Sí, algunas conclusiones han estado fuera de lugar. Algunas personas han supuesto que nuestros resultados sugieren que los afroamericanos, en particular, estarían mejor en la cárcel, que no sólo es un sentimiento absurdo y ofensivo, sino que además revela estar mal informado. Las menores tasas de mortalidad en la cárcel no son exclusivas de los hombres afroamericanos. Se han realizado estudios en Inglaterra, Francia y Rusia, que muestran resultados similares de mortalidad de una variedad de poblaciones, donde la tasa de mortalidad es menor en la cárcel que en el exterior. Además, nuestro estudio anterior de 2008 encontró que la tasa de mortalidad de los hombres blancos liberado de la cárcel fue el doble que los hombres de la población blanca en general. Esto sugiere que la mortalidad entre los presos blancos también es menor cuando están en la cárcel que después de haber regresado a la comunidad. Y es que la mayoría de las personas en prisión son hombres jóvenes y, en libertad, los jóvenes están en mayor riesgo de muerte por accidentes y lesiones traumáticas. Cierto que la cárcel tiene sus propios riesgos, en general, pero los riesgos más comunes en la comunidad parecen ser menos severos en la cárcel. Y eso es cierto para todos los hombres, no sólo para los afroamericanos.

P: OK, pero los resultados de estos datos son bastante acusadas. Es evidente que hay una diferencia racial.

R: En realidad, encontramos que las tasas de mortalidad entre los presos, ya sean blancos o afroamericanos, fueron similares en cada grupo de edad. Es cuando se comparan las tasas de mortalidad entre los prisioneros de una raza con los hombres de su misma comunidad cuando se revelan las diferencias. Y esas diferencias reflejan el hecho de que la mortalidad entre los afroamericanos en la población general es más alta que para los blancos. Estas disparidades de salud entre las razas en la comunidad han existido desde hace mucho tiempo, y nuestros resultados nos recuerdan que todavía tenemos mucho trabajo por hacer para resolverlas. Creo que uno de los mayores problemas de estos resultados es que hayan visto la luz.

» Lee el resto de esta entrada..

La viñeta lo dice todo pero no está de más un poco de literatura para ilustrar una de las revoluciones más silenciosas e interesantes de este siglo. En Islandia, el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Todo ello sin contar con que incluso los responsables políticos han tenido que sentarse en el banquillo por su mala gestión. Y ha sido de forma pacífica y pública. Toda una revolución contra el poder que nos ha conducido a la crisis actual. He aquí la historia de los hechos:

  • 2008. Se nacionaliza el principal banco del país. La moneda se desploma, la bolsa suspende su actividad. El país está en bancarrota.
  • 2009. Las protestas ciudadanas frente al parlamento logran que se convoquen elecciones anticipadas y provocan la dimisión del Primer Ministro, y de todo su gobierno en bloque. Continúa la pésima situación económica del país.

» Lee el resto de esta entrada..

Al hilo del movimiento 15M y las recientes elecciones ha vuelto a ponerse de actualidad uno de los cánceres de la democracia: el bipartidismo. Con esta interesante temática arranca mi libro Homo Economicus así que me he permitido extractarlo para que quede clara esta cuestión y se entienda la indignación del 15M con una cuestión latente que, en mi opinión, es sorprendente que haya tardado tanto en salir en titulares. Que conste que aunque Homo Economicus lleva en la calle desde el 12 de abril no me siento responsable de haber alentado esta propuesta en el movimiento 15M. Es un hecho conocido y sabido que desde hace ¡más de 25 años! los partidos mayoritarios evitaron cambiar la ley para no favorecer al tercero en discordia, Izquierda Unida, formación política que desde entonces no ha hecho sino perder votos y es que los electores, ante la falta de efectividad de votarles, optó por el llamado voto útil.

Empecemos por el principio. El reparto de escaños en cada circunscripción española – que es la provincia – se hace mediante la Ley D’Hont, un método matemático que reparte los escaños en proporción al número de votos que haya recibido cada lista. La Ley D’Hont es de uso muy extendido; por citar algunos países se utiliza en Argentina, Bélgica, Suiza, Francia, Portugal, Países Bajos, Turquía o Japón. El sistema en sí no es del todo injusto, pero genera una importante distorsión de la voluntad popular cuando la población está repartida de manera desigual, como sucede en el caso de España, en donde la población se concentra en unas pocas provincias grandes. Esto propicia que un número reducido de partidos acapare los escasos escaños en juego en las provincias medianas o pequeñas. Concretamente, en España veintisiete provincias medianas o pequeñas dan acceso a 3, 4 ó 5 representantes en el parlamento sumando entre ellas el 31% del total de escaños. Además, en el caso del sistema electoral español se quedan sin representación aquellas candidaturas que no alcancen el 3% del total de votos de la circunscripción en que compiten. Este listón electoral mínimo es la explicación de que los votos blancos favorezcan a los grandes partidos: estos votos se agregan al total para determinar cuál es el 3% mínimo. Por otra parte cuantos menos representantes se pueden elegir en una provincia menos proporcional resulta el reparto de escaños. Un ejemplo que ilustra a la perfección esta falta de proporcionalidad se produce en las circunscripciones que eligen a un único representante (Ceuta y Melilla), en donde la lista más votada se lleva el ciento por ciento de los representantes mientras que la segunda, aunque haya quedado diez votos por debajo, no obtiene ninguno. Otros datos de las elecciones generales de 2008 son suficientemente ilustrativos:

Para este sencillo análisis he elegido dos de las circunscripciones más pequeñas en número de habitantes –Teruel y Soria–, dos medianas –Badajoz y Murcia– y las dos más grandes –Barcelona y Madrid–. Se observa claramente que cuanto más grande es una circunscripción en número de electores, menos vale un voto: es mucho más difícil conseguir un escaño en Barcelona que en Teruel. ¿Un hombre, un voto? No es cierto. Las cifras son incontestables: un turolense o un soriano valen tres veces y pico más que un madrileño o un barcelonés. ¿No es sorprendente? En las elecciones generales votamos al Gobierno del conjunto de la nación, responsable de tomar decisiones que nos afectan a todos por igual; y, pese a ello, a la hora de elegir a los miembros de ese Gobierno tienen mucho más peso un soriano o un turolense que un madrileño o un barcelonés.

» Lee el resto de esta entrada..

Os reproduzco la entrevista que aparece hoy en la Voz de Galicia en la página 11 del suplemento Mercados. La redactora es Dolores Cela.

“Los políticos se han apropiado de la economía”

Anxo Penalonga. Licenciado en ciencias empresariales y autor de más de 40 libros de texto. Especializado en textos destinados a la docencia, ha dado el salto a la no ficción con una recopilación de lo que él denomina “conejos blancos” para dar respuesta a cuestiones económicos que concitan el interés ciudadano

  • ¿Por qué este libro?

Necesitaba hacer algo más interesante, menos políticamente correcto de lo que había hecho hasta ahora y sin necesidad de ajustarme a un currículo oficial. Tenía el material recopilado y en cuestión de dos meses fluyó.

  • ¿Está aprovechando el tirón del interés por la economía en un momento de crisis?

Ahora hay un interés por este tipo de publicaciones. La economía es como los árbitros de fútbol: si no te enteras de que están, es que la cosa va bien. Cuando el juego no va como debiera es cuándo la gente se pregunta qué pasa aquí, por qué es así, qué nos están contando, qué hay de verdad en todo eso, y busca respuestas.

  • ¿A qué tipo de lectores va dirigido HOMO ECONOMICUS?

A quien quiera ver la vida desde otro punto de vista. Se puede leer sin saber nada de economía. Es para profanos, para gente interesada en interpretar y entender lo que ocurre a su alrededor. La economía está en todo lo que hacemos y se han apropiado los políticos.

  • ¿Es un libro de texto de economía para adultos?

Ni mucho menos. Es un libro divertido que ayuda a comprender mejor lo que está ocurriendo. Con unos pocos datos es posible demostrar que es casi más fácil que te toque la lotería de navidad que vayas a los sanfermines y que mueras por causa de una herida por asta de toro. Técnicamente es así. Para explicar lo que es la Política Agraria Común recurro a la duquesa de Alba, que es una señora de posibles que recibe dos millones de euros de Bruselas. Se trata de cambiar de enfoque y reflexionar: me están contando esto y para entenderlo hay que darle la vuelta. El problema es que la economía se la han apropiado los políticos y hacen programas de izquierda o de derecha pero la economía es amoral. Ahora vienen las elecciones y con la ley D´Hont la pregunta es siempre la misma: ¿usted quire tomar Coca-Cola o Pepsi-Cola? Si dices que ninguna de las dos da igual. ¿Puede cambiar algo? Probablemente no, porque a los de arriba no les interesa.

» Lee el resto de esta entrada..

A lo largo de este libro, el homo economicus se ha enfrentado a multitud de dilemas. Con mejor o peor fortuna ha solucionado algunos, pero en la mayor parte de los casos ha quedado como un egoísta o un codicioso. Con buenas intenciones muy a menudo, pero un egoísta. Sin embargo en este capítulo no habrá rivales por el acceso a un puesto de trabajo, la riqueza o el poder; ni siquiera podremos echarle la culpa de nuestros males al Gobierno. He reservado para el final del libro una de las temáticas que más nos fascinan a los expertos economicus, y que no es otra que el análisis de hasta qué punto el enemigo vive dentro de nosotros. Inconscientemente somos víctimas de prejuicios o creencias que afectan a las decisiones que tomamos día a día. No resisten simples análisis, pero algo dentro de nosotros no se deja convencer. Aunque muchas veces conocemos las estadísticas que demuestran la falsedad de estos o aquellos prejuicios, nos aferramos a ellos por motivos que escapan a nuestra comprensión.

Este es el último capítulo. El lanzamiento del libro es el día 12 de abril. Confío en que os guste tanto como para que haya una segunda entrega. Y no todas las segundas partes son malas. Ahí tenéis al Padrino II o al Imperio contraataca.

El funcionamiento del tren de la economía no tiene secretos. Los viajeros son las familias, los fogoneros son las empresas, la válvula del dinero son los bancos, el grifo que alimenta la válvula es el Banco Central Europeo (BCE) y la caldera es en donde se mezclan los recursos para tirar de la economía, crecer económicamente, generar empleo y riqueza… ¿Por qué este tren da tantos disgustos siendo el funcionamiento del sistema propulsor tan claro y sencillo? Uno de los mejores combustibles para la caldera es el dinero legal. Lo que pasa es que en lo que a la cantidad de dinero se refiere, el tren funciona como el juego del blackjack. Es muy difícil sacar 21 sin pasarse, pero si te quedas corto también pierdes. Si las autoridades monetarias ponen poco dinero en circulación no hay recursos para invertir y comprar; pero si ponen mucho entonces aparece la temida inflación. Y es que a diferencia del blackjack en la economía no hay una banca que gane si no se acierta con la cantidad de dinero a poner en circulación. Bueno, la banca – el sistema financiero – siempre gana pero esa es otra historia.

Cuando las cuentas públicas están equilibradas o en superávit, los políticos del Gobierno sacan pecho y concluyen que la economía va viento en popa. Lo interesante es que, por sorprendente que parezca, incluso en situaciones de déficit los políticus economicus pueden encontrar de qué presumir con la intención de justificar la confianza de los electores. Con superávit, hablarán de cómo la bondad de las medidas aplicadas ha permitido que rebose la caja del Estado; en caso de déficit, predicarán la bondad de las medidas que pretenden aplicar para reactivar la economía. Los políticos tienen razón en que no hay que preocuparse ante una situación de déficit. Es natural que, cíclicamente, aparezca el déficit como consecuencia de la lucha de los Gobiernos contra las vacas flacas. Si los políticos siempre aciertan entonces… ¿por qué llegan las temidas crisis? Entienda las claves de un discurso que, siendo siempre el mismo, varía según el contexto en el que se aplica.

 

A las crisis financieras les suele acompañar mucho paro, degradación de valor de las monedas nacionales, encarecimiento del crédito, caída de las bolsas, inflación y, por encima de todo lo demás, la pérdida de confianza de los ciudadanos especialmente en las instituciones del ramo: bancos y mercados de valores. Una forma de crisis financiera aguda es la burbuja, apendicitis que no por conocida desde hace siglos deja de ser inevitable. A lo largo de la historia y en los escenarios más diversos, las burbujas se cobran sus víctimas; sus efectos en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente son temibles. Como si de un asesino en serie se tratara, y cada cierto número de años, las burbujas salen de su escondite y arrasan las economías de los hombres. Descubrimos las claves de este misterio para que usted puede evitarlas. No obstante, si usted cree que es capaz de entrar en el mercado y enriquecerse antes de que la burbuja estalle, adelante… pero recuerde que siempre hay posibilidades de una brusca caída al grito de «sálvese quien pueda». O de «tonto el último».

Sigo quemando fases hasta el lanzamiento del libro el 12 abril. Ya hay ficha en la página de Planeta y preventa en la casa del libro. Gracias a todos por vuestra paciencia.

Ficha del libro
Pre-venta en Casa del Libro

Locations of visitors to this page Visita el perfil freelance de Anxo Penalonga en InfoLancer.net